Archivo de la etiqueta: decrecimiento

Redes Sociales y crisis según Ivan Illich el gran precursor

El verano invita a leer más. No hay nada mejor que ponerse debajo de un árbol en un prado con un libro en la mano o en mi caso con un ebook. Últimamente he descubierto Ivan Illich autor muy citado por Serge Latouche ya que su obra ha sido de inspiración para mi libro “Downshifting, Decrecimiento y Empresa Des-estructurada”. Hoy me quedo con esta reflexión:

“El comportamiento mecánico de los seres humanos conectados a la electrónica corresponde a un deterioro de su bienestar y su dignidad, intolerable para la mayoría de ellos a largo plazo. Observaciones sobre los peligros de los ambientes programados electrónica-mente muestran que las personas se vuelven indolentes, impotente, narcisista y apolítica en ellos.”

Lo curioso es que esta frase es del 1988, cuando Internet era algo reservado a pocos y cuando no existían las redes sociales.

Hoy en día no se vive para vivir, sino que se vive para presumir. Hay incluso gente que consigue vivir del cuento de las redes sociales haciendo ver que su vida es un rotundo éxito aunque sea un fracaso emocional y espiritual. Nuestros hijos crecen sin valores, todo apariencia y esto es intolerable. Aparentar va a ser un antídoto para no vivir en la crisis. Mejor demonstrar éxito aunque el éxito no sea real. Entonce se busca la foto en el lugar exclusivo, poco importa si hemos ido allí en bus y no con chófer y limusina. Huyo de todos éxitos y huyo de la supuesta crisis que es en realidad un rotundo fracaso de valores. El hombre ya no esta en el centro de nada. Cuentan más los servidores de alguna empresa en medio del desierto que lo que nos pueda contar nuestros vecinos o nuestros mayores que han pasado de ser un activo a ser algo incomodo.

¿Pero que es la Crisis? Siempre siguiendo Illich

“Ya son manifiestos los síntomas de una crisis planetaria progresivamente acelerada. Por todos lados se ha buscado el porqué. Anticipo, por mi parte, la siguiente explicación: la crisis se arraiga en el fracaso de la empresa moderna, a saber, la sustitución del hombre por la máquina. El gran proyecto se ha metamorfoseado en un implacable proceso de servidumbre para el productor, y de intoxicación para el consumidor.” (de La convivencialidad, de Ivan Illich)

La empresa ha pasado de ser un eje vertebrador del desarrollo a ser un lugar donde se genera trabajo basura. Jóvenes cerrados en call center o en megas oficinas mal pagados y atados al escritorio, atados a la tarea. Donde no hay iniciativa y donde todo se decide en alguna parte en algún servidor remoto de alguna empresa que no paga impuestos pero genera pobreza y frustración destrozando la empresa local.

El señorío del hombre sobre la herramienta fue reemplazado por el señorío de la herramienta sobre el hombre. Es aquí donde es preciso saber reconocer el fracaso. Hace ya un centenar de años que tratamos de hacer trabajar a la máquina para el hombre y de educar al hombre para servir a la máquina. Ahora se descubre que la máquina no ‘marcha’, y que el hombre no podría conformarse a sus exigencias, convirtiéndose de por vida en su servidor. Durante un siglo, la humanidad se entregó a una experiencia fundada en la siguiente hipótesis: la herramienta puede sustituir al esclavo. Ahora bien, se ha puesto de manifiesto que, aplicada a estos propósitos, es la herramienta la que hace al hombre su esclavo.” (de La convivencialidad, Ivan Illich)

Yo entre otras cosas me ocupo de Big Data y Open Data, algún teórico de pacotilla llega a decir hoy que el Big Data va a permitir que sean las maquinas en tomar la mejor decisión para nosotros. Todo esto debido al gran conocimiento que van a tener gracias a la gran cantidades de datos que otras maquinas han generado. No soy un teórico de la conspiración pero esto se parece mucho a Terminator o Matrix. El hombre es único e imprevisible por esto la mayoría no hace justicia. El hecho que un determinado comportamiento favorece a 99% de personas no me da la certeza que me favorezca.

La ceguera cognitiva sigue y suma. ¡Ojo!

 

 

El falso mito del crecimiento

Tenemos que hacer mas. Ser mas productivos. Hacer teles mas grandes. Conexiones mas rápidas. Coche más grandes de seis plazas (yo tengo uno que consume como un camión). Los accionistas tienen que hacer crecer el valor de sus participaciones y nos importa una mierda si tenemos que engañar los abuelos de los barrios medios con rendimientos inhumanos que serán papel higienico en pocos meses. Los accionistas nos lo agradecerán. Mas capitalización, mas cuota de mercado, mas oficinas, mas productos de ingeniera financiera, mas deuda, crecer crecer..

Y cuando no haya nada mas que vender empezaremos a vender deuda.

El proceso es simple.

Hay tres formas de crear Napalm. La primera: mezclas a partes iguales gasolina y concentrado de zumo de naranja congelado. Segunda, mezclas a partes iguales gasolina y Coca-Cola light. Tercera, disuelves en gasolina inmundicias de gato desmenuzadas hasta que la mezcla se espese.” (Chuck Phalaniuk, Fight Club)

Cogemos la deuda de algún país lejano. La empaquetamos le añadimos unas caras sonrientes de unos pensionistas felices con una casa en la costa, escribimos todo en letra pequeña para que no se lea nada e incrementamos los bonus a los directores de las oficinas para que se metan una mano delante de la conciencia y lo vendan todo y rápido. Y si nos sale mal… que intervenga el estado, la comunidad europea, el fondo monetario internacional y nos de la pasta que falta.

Luego.. que cortan las ayudas sociales, que cambien el IRPF para que sea mas barato para quien tiene pasta y aumentaremos los impuestos indirectos asi que quien siga consumiendo nos alimentará. Por ello es suficiente meter unos políticos de poca monta en los consejos de administración de las cajas, o presidiendo las multinacionales. Implicaremos algún famosillo, alguna princesa o alguna reina para que el “pueblo oveja” vea que estamos haciendo algo. Dejamos que algún cartelito de colores se ponga en las plazas, algún caso humano que atender. Nos lavaremos las conciencia y limpiaremos el dinero negro en alguna que otra fundación o obra social.

Nadie dirá nada esto no es Egipto o Siria. La gente tiene su comida caliente en casa. No salen con el riesgo de saltar sobre una mina. Le damos seguridad. Le damos los miedos que necesitan para que sigan rumiando hierba con la cabeza baja hasta el día del sacrificio.

Los jóvenes igual, pondrán alguna tienda en alguna plaza y harán algo de revolución con sus móviles de ultima generación. Generando trafico por la misma compañías multinacionales que dicen que combaten. Esta mismas compañia que pasarán las informaciones a las autoridades competentes. Fomentaremos la inseguridad y luego con esta excusa haremos leyes mas restrictivas para que nadie proteste o piense que algo va mal. Seguridad Ciudadana. Algún que otro joven oveja chillará.

Los mismos jóvenes que hemos formateado con años de mierda en la televisión. Los jóvenes que quieren ser tronistas. Nuestros hijos vuestros hijos. Una generación sin valores, crecidos por padres cómodos en sus asientos eléctrico y calientes, esclavizados por nominas que alientan la falsa seguridad y fomentan el consumo.

Fomentar el consumo. ¿Esta la solución?

Pues yo no quiero estar en este juego.

Por esto. Me rebelo.

Somos los hijos medianos de la historia, educados por la televisión para creer que un día seremos millonarios y estrellas de cine y estrellas de rock, pero no es así. Y acabamos de darnos cuenta.” (Chuck Palahniuk, Fight Club)

(desde el Libro: Downshifting, Decrecimiento y Empresa Desestructurada)

Europeos y Estadounidenses una diferencia de cultura y de enfoque

La gran diferencia entre la crisis del 29 y la actual es que mientras que la prima se generó en Estados Unidos, en un periodo donde la economía se lideraba en Europa la actual se ha generado de forma global en un momento donde la economía está en mano de Estados Unidos.

Los americanos no son como nosotros,. Hay una diferencia de cultura fundamental, no una diferencia de valores sino una diferencia en el enfoque. La cultura americana es hija del pragmatismo y de la praticidad extrema, del pensamiento linear y votado al beneficio.

Atenas no está en el Maryland será por esto que los americanos pasan el tiempo haciendo cosas y no intentando comprender las cosas. Pensar de exportar el modelo americano a Europa ha sido el más grande error histórico del viejo continente. Lo europeos si tenemos que hacer algo pensamos de forma ética, los americanos de forma técnica. Ellos no tienen nuestros escrúpulos, si hay que hacer algo “se hace” “do it”.

Este aire de superioridad de impunidad y de potencia les ha permitido saltarse todas las reglas y cargar bombas financieras como si no fuera un problema de ellos.. en efecto el problema ahora es de todos nosotros.

Se puede decir mucho de la banca europea pero estoy convencido que nunca hubiera nacido aquí un problema Subprime. No es lo mismo hacer las cosas con la hipocresía “muy europea” que con el cinismo “muy americano”. Estados Unidos es un gran país, le debemos muchos, pero su modelo económico y de nación no es exportable, de la misma forma como no es “exportable” su democracia a golpe de rifle.

En Italia y Grecia se pierde soberanía nacional y la gente lo celebra …

Grecia e Italia, las más grandes civilizaciones del pasado han sido privadas de la soberanía popular en nombre de una moneda única que nadie quiere más. Una moneda única que “globaliza” cualquier “pedo político” y los mide en diferencia de Spread. Una moneda única, que sirvió a los alemanes para la reunificación de su país y que todos nosotros hemos pagado. Ahora tenemos hombres del Bilderberg gobernando estos países. La vieja “ordo equestre” ha destronado a los patricios, lastima que no tengamos a mano un Lucio Cornelio Sila para arreglar las cosas.

La Unión Europea no tiene sentido si no está suportada por una verdadera unión política. No podemos pensar de ser los Estados Unidos, no podemos pensar de ser una unión solo monetaria y bancaria.

Europa no suba al carro del crecimiento por el crecimiento

El modelo actual no es sostenible, no se respetan las personas, no se respeta el medio ambiente y sobre todo: no hay comida para todos. Nuestro planeta esta llegando al limite y no es una cuestión meramente ecologista sino es una cuestión de lógica. No hay tanto dinero, no podemos seguir endeudando, no podemos seguir las pautas del sistema capitalista sin control, porque no hay trabajo para todos. Los europeos producimos deuda no riqueza desde hace tiempo. Pero no quiero pensar que tengamos que medir todo con la cosa más vulgar: el dinero. No quiero pensar que el consumo sin sentido siga siendo la droga del siglo XXI. Tenemos que destronar el dinero y su hijo bastardo el consumo de nuestras vidas y de las vidas de nuestros hijos. Pero tendremos que hacerlo de forma individual no creo en las revoluciones sino en las evoluciones.

El sistema nunca favorecerá la creación de nuevos valores, simplemente porque es contraproducente para la supervivencia del sistema en si. El sistema nunca permitirá que alguien intente pararle. La única salvación es la “salida silenciosa del sistema” con todos los riesgo que conlleva. Porque el sistema no esta muriendo… esta mutando como un virus.

Donde meter nuestro talento…

El hombre nació como recolector, se asentaba en un sitio hasta en agotar sus recursos para luego migrar. Hay que volver a recolectar no presas de caza sino trabajo para que nuestro talento no se quede estancado. Los indios, los chinos lo han entendido y es por esto que han venido a recolectar aquí. Allí fuera hay alguien que nos necesita solo tenemos que salir de nuestra zona de comodidad o de angustia para ir a la zona de inquietud.

Nosotros, los Europeos, no somos cínicos.. como mucho somos hipócritas y sobre todo tenemos historia, que lamentablemente, no nos ha enseñado nada.

Entrevista verdadera o presunta a Serge #Latouche unos de los padres del #Decrecimiento

Serge Latouche (Vannes12 de enero de 1940), es un economista francés célebre ideólogo y partidario del decrecimiento. (fuente wikipedia).

Mirando hace algunos años una entrevista en la tele italiana (en un programa que odio profundamente por su vació neumático) vi este hombrecillo y me di cuenta que todo lo que decía eran palabras muy normales y muy potentes.. La trasmisión de la tele era nefasta pero agradezco el momento de zapping en que me he tropezado con este economista con dos dedos de frente e incluso más.

A partir de este momento.. empecé a leer más sobre el tema y a reflexionar mucho.. el resultado es un camino hacia el “downshifting personal” que tiene dentro de sus pilares el decrecimiento.

Y no es todo.. como mucho de vosotros ya saben.. ha sido el inicio de una aventura, ya que estoy escribiendo un libro.. sobre el tema.. desde una perspectiva de un nuevo modo de ser empresario y de ser empresa.

Aquí os dejo con el texto de la entrevista.. que circula por la red… cuya paternidad desconozco.

Tengo 67 años, nací en Vannes y vivo en París. Soy profesor emérito de Economía en la Universidad París-XI. Estoy casado y tengo tres hijos y cuatro nietos. ¿Política? Alternativa, abogo por un cambio de modelo: ¡soy un objetor del crecimiento! Soy agnóstico. El actual crecimiento económico es insostenible: hay que frenarlo y decrecer.

– ¿Se define usted como objetor del crecimiento?
– Sí. Yo objeto contra la imperante religión del crecimiento económico. Se venera el crecimiento como fin en sí mismo, se persigue siempre crecer por crecer. ¡Es algo irracional y suicida!
– Yo creía que crecer era bueno.
– ¿Sí? *En Europa, el producto interior bruto en 200 años se ha multiplicado por treinta. Y pregunto: ¿somos hoy treinta veces más felices?
– Entendido.
– Consumimos 20 o 30 veces más, ¡eso sí! La lógica imperante es: ¡más, más, siempre más! Eso nos conduce a una colosal presión sobre los recursos naturales, a agotarlos.
¿Y a qué ritmo crecemos hoy?
– El crecimiento económico europeo, según el PIB, es de un 2% cada año.
– No parece tanto…
– Crecer un 2% anual sobre la ya altísima cota de producción y consumo europea ¡es muchísimo! Los recursos son limitados.
– Explotaremos más bolsas de petróleo.
– Queda menos petróleo cada día. Y su explotación es cada día más costosa. Dentro de unos quince años, un barril costará 400 dólares: ¡eso hará inviable la aviación civil!
– Hallaremos nuevas fuentes de energía.
– Los científicos no son tan optimistas al respecto. Por hoy, producir un kilo de carne de vaca europea exige ¡seis litros de petróleo!
– ¿Cómo calcula eso?
– Sume el petróleo necesario para fabricar piensos, abonos, para mover tractores y la industria agroalimentaria del ramo, y el matadero, el transporte de la carne…
– Entonces la carne se encarecerá…
– Además, esas vacas son viables porque fuera de Europa se usan territorios
– para cultivar sojas y otros forrajes para sus piensos- cuya superficie equivale a ¡siete veces la de Europa! A cambio, les exportamos residuos.
– Carne por mierda.
– ¡Un 20% de los habitantes del planeta consume un 86% de los recursos del planeta! Y en la cúspide estamos la llamada clase consumidora mundial:600 millones de personas (cifra que coincide con los automóviles que circulan en la Tierra), distribuidas así: 300 millones en Europa, 200 millones en EE.UU. y 100 millones en Japón y China.
– ¡Y todo el resto de la humanidad anhelando entrar también en este club!
– Por eso la única salida sensata es decrecer. ¡Fomentar el crecimiento es insensato, sólo conduce a la debacle global!
– ¿En qué medida cada repunte de crecimiento mina recursos naturales?
– Lo medimos por la llamada impronta ecológica, que consiste en el impacto que nuestro nivel de vida tiene en el espacio bioproductivo de la Tierra.
– ¿Qué entiende por espacio bioproductivo?
– Es el espacio que nos surte de alimentos, energía, recursos: el planeta tiene 51.000 millones de hectáreas, de las que 12.000 millones son bioproductivas. ¡De ellas dependemos todos los habitantes del planeta!
– ¿Qué parte de ese espacio me nutre a mí?
– Dada la actual población de la Tierra, cada uno deberíamos sostenernos con 1,8 hectáreas de ese espacio bioproductivo.
– Dice “deberíamos”… ¿No es así?
– El actual nivel de vida de los españoles: necesita ¡4,5 hectáreas por persona/ año! para sostenerse. Si todos los habitantes del planeta quisieran vivir como los españoles…, ¡harían falta dos planetas y medio!
– ¿Y si quisieran vivir como los franceses? – Serían necesarios tres
planetas.
– ¿Y como los estadounidenses? – Seis planetas.
– ¡Seis planetas!
– De seguir creciendo al 2% anual, en el año 2050 la humanidad necesitaría ya explotar ¡30 planetas! como la Tierra para sostener tal crecimiento.
Ahora consumimos el patrimonio acumulado por la Tierra en miles de años: hoy quemamos en un año lo que la fotosíntesis tardó 100.000 años en producir.
– ¿Qué deberíamos hacer para frenar esto?
– Volver a una impronta ecológica igual a 1 planeta y no más: o sea, sostenernos con 1,8
hectáreas por persona y año.
– Dicte tres medidas para conseguirlo.
– ¿Sólo tres? Bien. Una: optimizar el uso de la energía, pues el grupo de estudiosos Nega-wat en un informe ha demostrado que en Francia podríamos consumir ¡cuatro veces menos energía! con similar rendimiento.
– Dos. – Volver a una agricultura ecológica, con abonos naturales y sin pesticidas, y fomentar el localismo agropecuario.
– Y tres: dejar de derrochar cada año ¡500.000 millones de dólares en publicidad! Esto por higiene espiritual y material: en papel supone 50 kilos de bosque por persona y año.
– ¿Quiénes son los beneficiario del actual sistema?
– Grandes transnacionales como Monsanto. Y todos nosotros somos a la vez víctimas y verdugos…
– ¿Ha visto la película de Al Gore?
– Sí, y aconsejo verla porque te conciencia. Aunque no analiza la lógica del sistema, no denuncia la lógica perversa del crecimiento. No señala responsabilidades.
– ¿Podemos ser ricos de modo sostenible?
– Si vinculamos riqueza a consumo material, no. Por eso nuestro mayor desafío actual consiste en re-definir la idea de riqueza: entenderla como satisfacción moral, intelectual, estética, como empleo creativo del ocio.
– ¿Y lo lograremos, profesor?
– Lo lograríamos si todos pensásemos como piensa mi amigo el poeta Castoriadis, que siempre me dice: “Yo prefiero adquirir un nuevo amigo a un nuevo coche”.

Articulo completo aquí.

Reflexiones sobre el #Downshifting

A raíz de una conferencia en la Universidad de León he tenido que contestar a unas preguntas que los estudiantes me han formulado después de la misma. Pienso que contenga muchas reflexiones cerca del Downshifting. Como el conocimiento suma he decidido de poner a disposición de todos vosotros el resultado de esta “entrevista”.

¿Que tal ha sido la experiencia?

La verdad es que genial. Antes de todo porque he dado la conferencia junto con mi amigo y colega Claudio Garcia y en segundo lugar porque ha sido un laboratorio super interesante por el libro que estoy escribiendo sobre el Downshifting, el decrecimiento y la empresa “destructurada”.

¿Empresa Destructurada?

Pues, el termino se me ha ocurrido leyendo un libro del Ferran Adriá. Este chef catalán es un crack y es un innovador que siempre intenta sorprender el paladar de la gente. Después de años en el mundo del trabajo he empezado a rehuir del concepto de “empresa tradicional” ya que he visto que es posible “ser empresa” sin tener una estructura efectiva y es con esta idea que ha nacido Synergo. Ademas empresa destructurada, downshifting y decrecimiento pueden estar en el mismo eje.

¿Te posicionas como crítico o practicante del dowshifting?

Practicante en la medida de lo posible

¿Como has tenido contacto con este movimiento?

Conozco el downshifting desde un par de años cuando me tropecé con un libro de Simone Perotti noto Downshifter Italiano. Un amigo me dijo que había un libro que parecía escrito por mi, ya que muchos conceptos habían salido de mi boca en las clásicas reuniones de amigos. En este mismo momento me di cuenta que yo practicaba downshifting desde mucho tiempo. Gracias a las lecturas posteriores y a los estudios para mi libro tuve la suerte de encontrar material muy interesante y tener conocimiento de la teoría económica del “decrecimiento” y de los escritos de Latouche. Esto me motivo a seguir adelante en mi camino. El Downshifting es un viaje lento que puede durar años dependiendo de donde se encuentra una persona y donde quiera ir.

¿Cual es tu opinión acerca del mismo? ¿Qué piensas de las personas que lo practican?

Pienso que hay dos tipologías de downshifter aquellos que deciden de forma voluntaria de empeñarse en reducir marcha y otros que se ven obligados a ralentizar su consumo en relación a la crisis. Lo curioso es que, incluso aquellos que recuperan el “estatus”, no quieren volver a caer en el circulo del consumismo “trabajo-gano-consumo”.

¿Cómo es su estilo de vida? ¿Se siente identificado con este movimiento?

Mi estilo de vida es mas bien frugal aunque no renuncio a la tecnología que es el único capricho que me permito aunque está estrictamente relacionado con el trabajo que desempeño.Pero intento no caer en las trampas que “el sistema” me presenta cada día.

¿Que tipo de trampas?

Pues.. por ejemplo.. hay una empresa que se ha hecho una pregunta… ¿Como hacemos para que la gente pague 80€ por un kilo de café y lo compre solo a nosotros? Yo que soy muy pijo por temas de café casi he picado pero me he dado cuenta que el café de nuestro amigo George tiene diversos inconvenientes: produce residuos, cuesta mucho y ademas nos es tan bueno. Si compras esta maquina caes en la trampa del sistema. Así como cuando compras y pagas la ensalada 16€ el Kg solo por el hecho que alguien la ha lavado y cortado para ti. Yo un día hice un experimento me compre 16€ de ensalada a la verduleria del pueblo y me di cuenta que le acabé todo el surtido. Me sentí bastante idiota.

¿Cómo es tu día normal de trabajo?

Me levanto cuando quiero y debo, a menos que no tenga que ir a alguna cita. La oficina es mi casa o la empresa del cliente. Trabajo en el horario que me convenga y tengo mucho tiempo para mis hobbys entre ellos la bicicleta ya que en media hago unos 30 km diarios en Mountain Bike cosa que no es posible hacer normalmente si trabaja en una empresa tradicional. No genero CO2 en mis desplazamientos siempre que puedo utilizo el transporte publico colectivo. Utilizo muchísimo la videoconferencia para las reuniones.

¿A qué das más importancia, al trabajo, la empresa y los logros profesionales o a disfrutar de la vida y de las cosas inmateriales? ¿Ha cambiado tu opinión con la edad?

Sin duda lo más importante son los logros profesionales y personales sin olvidarse de disfrutar de la vida y del camino. Con la edad he empezado a tener más tiempo y más paciencia. Ahora veo la vida y el trabajo de forma diferente y más pausada.

¿Estás satisfecho con tu puesto?

Nunca estoy satisfecho de nada es lo que me mantiene en vida: mi inquietud para aprender, mejorar e innovar es lo que me alimenta. Ademas ya no existe “el puesto” de trabajo. Yo trabajo con proyectos y con personas para la consecución de resultados tangibles e intangibles. El proyecto ilusionarte de mi vida es aportar valor. Si trabajo dentro de un empresa y sus esquemas cerrados no puedo hacerlo. Por esto creo en la empresa destructurada que es la suma de tantos profesionales inquietos como yo.

¿Alguna vez te has planteado o has dejado tu puesto de trabajo por un cargo inferior o bien has renunciado a un aumento de responsabilidad?

No existen cargos inferiores todos los cargos son importantes dentro de una organización. Pero como ya he dicho no creo en los esquemas de la empresa tradicional.

¿Qué opina de la gente que lo hace?

Es su vida. Respeto siempre las decisiones de los demás incluso cuando me afectan directamente. La vida es demasiado bella para perder tiempo en recriminaciones. Hay que mirar adelante y disfrutar del camino. No hay que olvidar que muchos de nosotros “vivimos en jaulas que nosotros mismos hemos comprado” así que la hipoteca manda. Yo en un momento de crisis extrema delante de una oferta de un trabajo normal podría incluso aceptar, pero esto espero que no me pase nunca.

¿Cuál es tu opinión acerca de la forma de trabajo fuera de España? ¿Y acerca de la forma de trabajo en España?

Tengo experiencia internacional, he trabajado en otros países pero en esta etapa de mi vida un lugar vale cualquiera. Ya puedo eligir de trabajar donde vivo y no vivir donde trabajo y esto es muy importante.

¿Crees que debe haber disciplina a la hora de trabajar?

Si. Tiene que haber disciplina, confianza, compromiso y sobre todo constancia. El compromiso en mi forma de ver tiene que ser hacia el cliente o al proyecto no a la “compañía”. La empresa ha muerto en el momento que se han inventado los recursos humanos. Cuando hemos empezado a tratar las personas como maquinas hemos empezado a perder el juicio. Las personas no se pueden medir, se tienen que escuchar. La constancia es lo más importante el mundo esta lleno de “científicos fracasados”. Como decía Steve Jobs “Que seas loco, que seas constante”.

¿Crees que fuera de España están más implantados estos estilos de vida alternativos? ¿Qué opinas de que se hable de estos movimientos en tiempos de crisis como la actual?

En Estados Unidos existen diferentes comunidades de downshifiter algunas de ellas muy extremas. Como en todas las cosas los excesos son malos. Me fascina mucho el movimiento de los “makers”, personas que auto producen todo. Hoy en día cualquiera puede producir algo y comercializarlo con pocos clicks puedes mandar en producción una pieza electrónica en una fabrica en China. En cuatros clicks puedo comercializarla en Internet. Hoy me he enterado incluso que puedo imprimir un solo ejemplar de una revista sin moverme de mi escritorio. Pero sobre todo hay que volver a la “manualidad” crear cosas con nuestras manos, para valorarlas más en el tiempo.

¿Conoces a gente que practica el downshifting?

Si y me entero que mucha gente lo esta haciendo sin saber que esto se puede llamar Dowshifting.

¿Crees que estos movimientos han aumentado a raíz de la crisis o puede que aumenten en relación a la edad de las personas?

Han aumentado porque siempre más gente vuelve a lo “necesario” olvidando el “superfluo”. La crisis hace que la gente reflexione. La crisis es una oportunidad para un cambio de modelo en la sociedad actual. Ya es hora de empezar una nueva revolución individual. La revolución colectiva no tiene cabida en este sistema. Cien lamentaciones no hacen una propuesta y los partidos son productos realizados en función del sistema.

¿Cuánto de importante es el dinero para ti? Del 1 al 10.

!Diez! No hay que ser hipócritas el dinero es super importante pero es más importante que hago con el. Ser downshifter conlleva relacionarse con el dinero de forma diferente ya que compras cosas por lo que valen y no por lo que representan.

¿Ves el dinero como un medio o como un fin?

El dinero es un medio para un fin. Pero muchas veces el dinero es el fin de todos los medios.