Archivo de la categoría: Decrecimiento

Las normas son el verdadero enemigo de la frugalidad

“De vivir hoy estaría del lado de los desahuciados, de los emigrantes, de los débiles, de los no sumisos, de los que son explotados, de los ecologistas, de todos aquellos que se sublevan ante las corrientes neoliberales, negándose a considerar la existencia como una mera suma de horas de trabajo tendentes a la acumulación de bienes materiales” (Henry David Thoreau)

Mucho de nosotros están decepcionados por el proceso de cohesión económica y no social de la Comunidad Europea.
Cuando todo empezó yo era entre los que pensaba que nuestra vida iba a mejorar… y mucho. La realidad es otra. Realmente la Comunidad Europa nos ha llenado de normas que favorecen las grandes empresas y destrozan la economía frugal y rural. Las normas son uno de los enemigos de la frugalidad. ¿Pero que es la frugalidad? Hay definiciones de muchos tipos, esta es mi definición:

Foto de Michele Iurillo
Foto de Michele Iurillo

“Frugalidad es vivir sin ser victimas del consumismo, siendo responsable a la hora de gastar, cuidando con tu proprias acciones el medio ambiente y siendo ético e integro. Huir de lo fácil y ser mas profundo, hacer de cada encuentro una ocasión para explicarle a los otros que hay otra forma de vivir.”

“Frugalidad es una palabra imprecisa. Todos tenemos una idea de lo que quiere decir “ser frugal”, “vivir frugalmente” o “gastar con frugalidad”, pero, a la hora de la verdad, entendemos cosas muy distintas, aunque relacionadas entre sí. Aquí propondré cuatro acepciones o variantes del concepto de frugalidad –o de sus sinónimos, como sobriedad, templanza, temperancia, ahorro y sencillez de vida.” esta definición es de Warren Johnson.

Siempre según Johnson: “Una persona frugal desarrolla voluntariamente un estilo de vida sencillo: no se crea necesidades, no posee más de lo necesario, renuncia a un nivel de vida superior, se rodea de pocos bienes y éstos son poco lujosos. Esto puede ser compatible con un elevado nivel de riqueza, pero no materializada en bienes que facilitan servicios de consumo.
Se trata, pues, de una cualidad, una actitud, una cultura o una virtud de una persona, familia o grupo social. Es voluntaria: no es la consecuencia de la mera carencia de recursos.
Frugalidad viene del latín frugalis, frugal. Sobrio es un derivado negativo del latín ebrius, borracho. Y templanza, también del latín temperare, que significa combinar adecuadamente, moderar, templar. En castellano, sobrio suele aplicarse a la moderación en la bebida, y templado a la comida.”

Hay que aprender a ser frugales por principio pero tambien por necesidad. Hay que librarse de lo superfluo y esto es un ejercicio muy critico.

Tengo unos vecinos que plantan “fabes” por su proprio consumo. Hablando con ellos he intentado convencerles para que produzcan mas para la venta ya que me parece absurdo que en Asturias donde las “fabes” son autóctonas no sea posible encontrarlas ya que la que se encuentran en venta vienen de Bolivia. Pensaba que era una cuestión de precio… realmente no es así. Son las normas que impiden a estos paisanos poder sacar algún durillo mas para ayudar a su maltrecha economía. Altas, permisos, controles hacen que no tenga ningún retorno dedicarse al campo. La comunidad europea nos ha llenado de normas para que el papeleo sea algo difícil, algo que las grandes empresas pueden hacer y que el pensionista de Langreo vea como algo insoportable y estúpido. La Comunidad Europea es el primer enemigo de la frugalidad. Ademas en concreto en Asturias todo se centra en la ganaderia… sobre todo debido a las subvenciones que hay. Es mas conveniente que el campo sea pasto que sea productivo para la agricultura. Al parecer todo lo que esta subvencionado tiene facilidades y éxito. La política agraria de la Comunidad Europa es un verdadero desastre.

Asi que es mas conveniente quemar el monte para que se convierta en pastos para el ganado… esto explica la ola de incendios aqui en Asturias.

La sociedad esta enferma de crecimiento

“Muchos psicólogos y psiquiatras rechazan la idea de que la sociedad en su conjunto podría estar enferma. Piensan que el problema de la salud mental en una sociedad es sólo la de los individuos “no adecuados” y no que la cultura no este adecuada.” (Eric Fromm).

¿Que es la felicidad? A este pregunta podemos tener mil respuestas diferentes dependiendo de la cultura, el momento histórico y el lugar. Una cosa es segura. Poseer muchos bienes no da la felicidad. Existen estudios muy rigurosos en este sentido que demuestran que al final lo que tienes realmente te esta poseyendo . En el momento en que tu preocupación pasa de crear algo a tener que defenderlo cambia tu estado emotivo.

Después del huracano Katrina la gente no podía conservar sus alimentos en los frigoríficos debido a la falta de electricidad. Muchos improvisaron banquetes en las calles con vecinos y victimas para evitar de tirar todo aquellos bienes. El hombre sabe ser solidario. Muchos recuerdan aquellos momentos como los mejores dentro de la tragedia.

Nuestra sociedad está profundamente enferma porque el modelo de axiomas culturales que se ha convertido en bulímico y, en muchos casos, incorrecto. Las ideas clásicas de “desarrollo”, “crecimiento”, “consumidor” y “PIB”, se han perseguido ciegamente, como dogma inviolable, por el establecimiento mundo económico y financiero. Le economía se ha convertido en una religión donde se priman los dogmas y no las reglas, impulsando al ser humano en una carrera salvaje a la producción y la ac

umulación de la riqueza, hacia una idea del trabajo alienante, dramáticamente lejos de aquellos que son nuestras necesidades reales y sustanciales. Los resultados de esta elección dramática son evidentes para todos, aumento de los trastornos depresivos, alcoholismo, consumo de drogas, el malestar social, la violencia, la miseria y el colapso generalizado de las relaciones. En los últimos años, la capacidad de medir científicamente el índice de felicidad de una nación ha dado a conocer el gran engaño que hay detrás de la sociedad de consumo y el supuesto “bienestar”. En el libro Mapa de la Felicidad de Stefano Bartolinii indica como el “mal ejemplo” los Estados Unidos, que siempre se ha tomado como modelo por el resto de la civilización occidental: “En los últimos treinta años, Estados Unidos ha disfrutado de un fuerte crecimiento económico.
Pero mientras que su país siempre más cerca de la tierra prometida del consumismo y de la opulencia, los estadounidenses se sienten cada vez peor.”
Algo, por lo tanto, no está funcionando. La crisis social y la abundancia económica están estrechamente relacionados, sobre todo cuando los datos de la “medición de la felicidad”, muestran que las naciones más felices se encuentran entre los más pobres y con la tasa más baja de “PIB” y el desarrollo.

De acuerdo con el enfoque de NEG (Crecimiento Endógeno Negativoii) crisis social y dinamismo económico están estrechamente vinculados. Los datos de los EE.UU. en el período 1975-2004 muestran que el aumento del ingreso pre cápita fue más que compensado por varios factores negativos: la principal es la disminución de las relaciones, con un aumento sustancial de la soledad, las dificultades de comunicación, el miedo, la sensación de aislamiento, de la desconfianza, la inestabilidad de las familias, así como la brecha generacional, la solidaridad y la honestidad, la participación cívica y social y un empeoramiento del clima social y laboral.

“Los estadounidenses están buscando en el trabajo mayor riqueza material al empeoramiento de sus condiciones relacionales. Pero a su vez el tiempo y la energía dedicada a trabajar siguen creciendo y tienden a tener relaciones peores “(Bartolini,” Manifiesto por la felicidad “)
Por lo tanto, Estados Unidos es el ejemplo a no seguir, ya que se encuentra perdido en un círculo vicioso en el que la cultura del consumo parece haber reemplazado por completo todos los demás valores. Mediante la adopción de los valores consumistas (objetivos de alta prioridad, como el dinero, los bienes de consumo) El individuo parece gradualmente a atribuir menos importancia y atención a los que sufren, a las relaciones en general o a las conductas pro – sociales. Los más alarmantes de esta “tendencia” es la tendencia cultural particular hacia la “mercificación del otro”, ya que los otros individuos son considerados como meros objetos.

La postura de Bartolini se acerca a otros sociólogos y filósofos influyentes como Z. Bauman y Latouche que afirman, con la fuerza, la necesidad de un cambio radical y una verdadera inversión tendencia.

Segun Bartolini es realmente posible cambiar paradigma a partir de un hecho de la naturaleza puramente antropológica: el “sentido de posibilidad”.

Desde el Libro “Downshifting, Decrecimiento y Empresa Desestructurada” de Michele Iurillo

La gran mentira del crecimiento sostenible y el chantaje de los mercados

Existen tres agencias de ratings que son un oligopolio, tres empresas estadounidense que han jugado con las economías de Grecia, España, Portugal e Italia y que hoy apuestan mas alto jugando con Francia y Alemania.

Ellos venden informaciones al sistema financiarlo mundial y son tratados como si fueran unos oráculos infalibles. Pero mi antiguo profesor de economía siempre me decía: “Si quieres saber que hace una empresa mira quienes son sus accionistas”.

Los accionistas de estas empresas son aquel 1% que posee el 99% de la riqueza de este mundo. El neoliberismo los ha elegidos para que sean la máxima referencia económico y ningún gobierno tiene las agallas para rechazar sus indicaciones y previsiones ya que “deberían ser infalibles”. Deberían serlo porque se han equivocado un montón de veces y nadie le ha rendido cuentas, no han visto la burbuja financiera quizá porque la estaban inflando ellos mismos. La administración Obama se ha preguntado sin han sido cómplices del crack de la Lehman Brothers ya que al parecer la banca privada estadounidense ha estado pagando a esta empresa para que maquetasen un poco sus cuentas desastrosas. Un claro caso de corrupción que todo el mundo se ha olvidado y siguen allí impunes declasando y midiendo con una lupa sin cristal.

Lo que ha pasado entonce es que sus accionistas, que no han perdido ni un duro pero han ganado bastante menos de lo que se esperaban, han estado solicitando nuevos mercados, han empezado a cebarse con Grecia, Portugal, España e Italia porque de esta forma sus gobiernos neoliberistas hayFitch-Ratingan recortado los derechos de los trabajadores y hayan tocado las pensiones.

 

Estamos experimentando uno de los mayores cambios jamás producidos en la historia. El cambio genera miedo. Un miedo a gran escala ya que los cambios proceden en todos los niveles: económico, financiero, social, laboral, político, demográfico, medioambiental, cultural y de conciencia… Hay que entender que esto nos afecta a todos, independientemente del país o continente en el que vivamos y de la raza, credo o nivel socioeconómico. Sea que nos encontramos en el lado “A” del mundo sea que nos encontremos en el lado “B”.

“Un tsunami que alcanza a todo y a todos. Es un cambio de paradigma que también está revolucionando, como no podía ser de otra forma, el concepto de puesto de trabajo o de empleo tal y como lo entendíamos hasta ahora. Hasta el punto de que lo está convirtiendo en una especie en serio peligro de extinción.”

El sistema quiere engranajes no cabezas pensantes.

 

 

Vuelta al mundo Local: Yo no quiero crecer quiero decrecer…

Yo no quiero crecer. Quiero decrecer.

“Es mejor caminar solo que junto a un montón de gente que va en la dirección equivocada” (Diane Grant)

El decrecimiento propone vivir mejor con menos.
Su teórico más influyente, Serge Latouche, resume en 8 “erres” la vía maestra al decrecimiento: revaluar, reconceptualizar, reestructurar, redistribuir, relocalizar, reducir, reutilizar y reciclar.
Esto significa una transformación profunda de nuestra sociedad y nadie esta preparado a esto. Nadie entiende que tiene que perder algún que otro derecho, alguna que otra comodidad.
Sobre el empleo, es cierto que este cambio no es sencillo explicar. Se trata de romper en primer lugar con las ataduras psicológicas que nos impone el sistema. La que yo llamo la esclavitud de la nomina, la seguridad de tener una vida de buen consumidor, la seguridad de poder acceder al crédito, la seguridad de ser un engranaje mas del sistema el mismo engranaje que el sistema escupirá en el momento en que ya no seamos un activo, ya no seamos un mercado.
El sistema nos enseña que la felicidad se mide en función de nuestro nivel de consumo, o de nuestro consumo potencial conceptualizado en el número de ceros de nuestra cuenta corriente.
Revaluar es dotarnos de nuevos valores. Revaluar es dar peso a las cosas que importan verdaderamente y en esto tenemos un solo enemigo: el mismo sistema.
La necesidad de consumir compulsivamente nos lleva a necesitar cada vez más ingresos. Debemos empujar con más fuerza de trabajo a la venta, en condiciones cada vez más precarias. Sentirnos afortunados por poder consumir y acceder al crédito.
recivleReducir, Reutilizar y Reestructurar nuevos paradigmas y nuevos objetos. El hombre moderno dedica 4 de cada 10 años a pagarse el coche. O peor aun una buena parte del beneficio de una empresa se destina a pagar los coches de sus directivos u empleados. Rompiendo esta adicción al consumismo sin control y se reducen las necesidades superfluas, igual nos damos cuentas que se pueden aprovechar bienes útiles. Así será más fácil avanzar en el reparto del trabajo. Trabajar menos horas incluso cobrando menos.
Lo lamentable es que la globalización tiene una lectura diferente de todo esto. Así aprovechamos la logística para construir cosas donde cuesta meno. Olvidándonos que estos trabajadores ya no competitivos son a su vez consumidores de nuestro mismos productos. Perdemos trabajadores, perdemos mercado, perdemos clientes.
Deberíamos volver a pensar de forma local y no global. ¿Porque tengo que comprar espárragos que vienen de perú, siendo España país productor de este manjar? ¿Porque quiero melocotones fuera de temporada?
Se debería poner un impuesto ecológico “quantos mas lejos mas caro”, esto permitiría de igualar los precios y quizá tendría sentido volver a producir en la misma Europa.
Crear Local Market en contraposición a los Super Market donde se pueda encontrar solo producto de temporada proveniente de un radio de unos 100 km máximo. Quizá no comería naranjas, kiwi, melones, melocotones, pero si comería manzanas y otros producto de mi tierra, dando la posibilidad al sector primario de volver a ser rentable. Evitando la despoblacion, evitando la desertificacion, evitando de dar de comer al señor Lecrerc y al señor Carrefour.

Desde el libro “Downshifting, Decrecimiento y Empresa Desestructurada” di Michele Iurillo (C)

El falso mito del crecimiento

Tenemos que hacer mas. Ser mas productivos. Hacer teles mas grandes. Conexiones mas rápidas. Coche más grandes de seis plazas (yo tengo uno que consume como un camión). Los accionistas tienen que hacer crecer el valor de sus participaciones y nos importa una mierda si tenemos que engañar los abuelos de los barrios medios con rendimientos inhumanos que serán papel higienico en pocos meses. Los accionistas nos lo agradecerán. Mas capitalización, mas cuota de mercado, mas oficinas, mas productos de ingeniera financiera, mas deuda, crecer crecer..

Y cuando no haya nada mas que vender empezaremos a vender deuda.

El proceso es simple.

Hay tres formas de crear Napalm. La primera: mezclas a partes iguales gasolina y concentrado de zumo de naranja congelado. Segunda, mezclas a partes iguales gasolina y Coca-Cola light. Tercera, disuelves en gasolina inmundicias de gato desmenuzadas hasta que la mezcla se espese.” (Chuck Phalaniuk, Fight Club)

Cogemos la deuda de algún país lejano. La empaquetamos le añadimos unas caras sonrientes de unos pensionistas felices con una casa en la costa, escribimos todo en letra pequeña para que no se lea nada e incrementamos los bonus a los directores de las oficinas para que se metan una mano delante de la conciencia y lo vendan todo y rápido. Y si nos sale mal… que intervenga el estado, la comunidad europea, el fondo monetario internacional y nos de la pasta que falta.

Luego.. que cortan las ayudas sociales, que cambien el IRPF para que sea mas barato para quien tiene pasta y aumentaremos los impuestos indirectos asi que quien siga consumiendo nos alimentará. Por ello es suficiente meter unos políticos de poca monta en los consejos de administración de las cajas, o presidiendo las multinacionales. Implicaremos algún famosillo, alguna princesa o alguna reina para que el “pueblo oveja” vea que estamos haciendo algo. Dejamos que algún cartelito de colores se ponga en las plazas, algún caso humano que atender. Nos lavaremos las conciencia y limpiaremos el dinero negro en alguna que otra fundación o obra social.

Nadie dirá nada esto no es Egipto o Siria. La gente tiene su comida caliente en casa. No salen con el riesgo de saltar sobre una mina. Le damos seguridad. Le damos los miedos que necesitan para que sigan rumiando hierba con la cabeza baja hasta el día del sacrificio.

Los jóvenes igual, pondrán alguna tienda en alguna plaza y harán algo de revolución con sus móviles de ultima generación. Generando trafico por la misma compañías multinacionales que dicen que combaten. Esta mismas compañia que pasarán las informaciones a las autoridades competentes. Fomentaremos la inseguridad y luego con esta excusa haremos leyes mas restrictivas para que nadie proteste o piense que algo va mal. Seguridad Ciudadana. Algún que otro joven oveja chillará.

Los mismos jóvenes que hemos formateado con años de mierda en la televisión. Los jóvenes que quieren ser tronistas. Nuestros hijos vuestros hijos. Una generación sin valores, crecidos por padres cómodos en sus asientos eléctrico y calientes, esclavizados por nominas que alientan la falsa seguridad y fomentan el consumo.

Fomentar el consumo. ¿Esta la solución?

Pues yo no quiero estar en este juego.

Por esto. Me rebelo.

Somos los hijos medianos de la historia, educados por la televisión para creer que un día seremos millonarios y estrellas de cine y estrellas de rock, pero no es así. Y acabamos de darnos cuenta.” (Chuck Palahniuk, Fight Club)

(desde el Libro: Downshifting, Decrecimiento y Empresa Desestructurada)

Viejo a los 40

¿Hasta cuando los europeos serán materia amoldable en las manos de las empresas, con ganas de disfrutar de su talento? Antes se hubiera contestado: “hasta los 50-55” y luego te encuentras obsoleto como una maquina de escribir. Poco a poco las cosas cambian. Ahora para los responsables de los recursos humanos eres obsoleto ya a los 45 años, incluso a los 40. Y esto vale sobre todo para aquellos que tienen el famoso “contrato indefinido”. Pero quienes los sienten más son sin dudas aquellos que buscan una re-colocación. A veces hacerse autónomo no es una elección es una obligación. Las ofertas de empleo son las que son. El sistema esta mutando no esta cediendo.La mutación implica la eliminación de los perfiles que no consumen.

Todos los dicen desde los directores de personal hasta las empresas de selección y de trabajo temporal. Lo dicen los sindicatos. Existe un estudio realizado por la Universidad Bocconi de Milán sobre Diversity Management que afirma que la edad es la nueva frontera de la discriminación laboral. Más que la etnia, más que el genero. Ahora quienes no tiene trabajo a los 45 se le ve como un perdedor. “Si no es indispensable en la empresa a los 45 quiere decir que no vale”. El plan de carrera de las empresa se extiende hasta los 40. Luego la empresa no quiere invertir en ti. Estamos hablando del 30% de los ocupados europeos y las empresas deberían darse cuenta. Pero no. Aunque sea gente que tiene gana de dar. No se le escucha. Así se encierran. El dato es preocupante.

La tecnología no es un limite. Conozco gente muy preparada muy “social” que no tiene cabida en el mundo laboral tradicional. La reflexión es sobre este mundo: ya no existe. No existe el puesto fijo, no existe la nomina a de por vida. Quien aun la percibe sigue enclavo de ella. Se siente seguro sin serlo realmente. Las empresas no miran el merito. No hay sitio para mi en las empresas. Prefiero “buscarme la vida”. ¿Y tu que quieres hacer? ¿Esperar el inevitable despido y estar desprotegido?

(desde el libro Downshifting Decrecimiento y Empresa Desestructurada)

 

 

Fuga dal sistema… fuga da questo paese #downshifting

Voglio scappare da qui. Ascolto il telegiornale e si parla solo di violenza assurda, pestaggi, risse, tragedie, morti non riconosco più questo paese, non riconosco più questa società. Non ci sono più valori, la gente é stanca disperata, senza sogni, vorrei far riflettere le persone, vorrei farle tornare ad i gesti semplici, alla cultura del sacrificio, alla cultura contadina del lavoro, della terra, del creare ogni giorno un miracolo, senza cercarlo nel gratta e vinci. Le scorciatoie non portano da nessuna parte. Sono un sognatore? Si.. e ringrazio Dio di esserlo. Il mondo é fatto dai sognatori e da chi si nutre dei sogni degli altri. A noi sognatori si da la possibilità di creare, a noi sognatori si da la possibilità di credere, a noi sognatori viene data la grande responsabilità di smuovere il mondo e le coscienze.

La ideologia é morta. La politica non é piú cosa della gente. Il nemico da battere é il sistema. Ci ha creato due prodotti da scegliere. Il prodotto PDL ed il prodotto PD. Facce diverse della stessa merda. Il sistema ci vuole zitti a sostenere i consumi inutili. Lo stesso sistema che irride i giovani “indignati” che protestano con l’ultimo modello dell’I-Phone in mano.

La rivoluzione é individuale non collettiva. Non possiamo mettere d’accordo tutti; possiamo prendere la pillola blu e continuare a fare finta di niente.. o prendere la pillola rossa é uscire da questo ciclo vizioso consumo-spendo-pretendo.

Iniziamo dai piccoli gesti. Quelli che fanno grandi le persone.

 

La agricultura vertical y las granjas urbanas nos sirven… ¡ya!

Cada vez que veo en las autopistas los escasos camiones que circulan en estos dias de crisis me hago preguntas ¿Cuesta más cultivar algo o transportarlo?, a parte una mera visión económica me interesa lo que supone para el planeta tener que generar CO2 para transportar comida. ¿Cuanto petroleo tengo que quemar para comer una ensalada? ¿Que margen queda a los agricultores que son realmente unos héroes? Estamos pasando de una economía consumista a una economía nutricio-sostenible, todo esto pasa cada vez que entramos en un comercio y notamos que los precios suben sin parar y tenemos siempre meno dinero para nutrirnos. ¿La culpa? De todos y de nadie, culpan el calientamiento global por haber arrasado por ejemplo el trigo en Rusia, culpan los gobiernos por haber mantenido ayudas a la producción insostenibles, culpan a nuestros habitos alimentarios sin normas, culpan a la agricultura intensiva.. Quiza deberiamos todos parar a reflexionar un poco.

Jim Rogers por ejemplo, va más allá del factor meteorológico ya que en su opinión, los precios de las materias primas simplemente están demasiado bajos y van a seguir subiendo todavía más. “Vamos a tener precios muchos, mucho más altos a lo largo de los próximos años“, manifestó el co-fundador del Quantum Fund.

Como siempre todo depende del enfoque ya que si ganas 20 euros a la hora, los altos precios acabarán afectando a tu bolsillo. Si ganas 20 euros al mes, esta subida de precios puede marcar la diferencia entre comer o no.

El desafió del siglo

El verdadero desafío del siglo es la capacidad de controlar precio de la comida, especialmente las que se llaman “Commodity Alimentarias” (por ejemplo, los productos básicos como el trigo, el maíz o el azúcar) en los próximos cincuenta años.

Esto es tan importante que puede suponer una revolución planetaria. Gary Lawrence, director de sostenibilidad y vicepresidente de AECOM Technology Corp., los EE.UU. gigante de múltiples servicios públicos, afirma en su blog: “Desde la Revolución Francesa, la Revolución Rusa, los Estados Unidos, el costo de los alimentos ha sido el catalizador para el cambio y no puede ser ignorado la destrucción de la cosecha de trigo en Rusia en 2010 y el aumento posterior de los precios de los alimentos en Egipto, han contribuido a desencadenar los acontecimientos que ahora se conoce como la primavera árabe“. En economia tan globalizada cualquier movimiento del sistema afecta a otras partes, y acabará afectando nuestro bolsillo y nuestras conductas alimentarias.

En España los “revolucionarios de fin de semana” no hablan de esto, se indignan pero siguen haciendo fotos con sus IPhones reivendicando tarifas más sociales para sus cacharritos electronicos. Como he dicho muchas veces 100 lamentaciones no hacen una propuesta. Quizá seria mejor gastar el tiempo en algo pro-positivo y dejar de subir fotos a Instagram.

Los productos de electrónica cuestan siempre menos, la comida siempre más, no se valora lo que compramos y por estos mecanismos absurdo cuesta más comprar una bicicleta made in Cina a 89€ que arreglar tu bici de siempre. Al final la elección es desechar lo que tenemos sin darse cuenta de lo que supone para nuestro planeta seguir llenándolo de basura. Además la bicicleta hecha en China supone CO2 por su fabricación, CO2 por su transporte y muchas veces es un producto de baja calidad, que quita puestos de trabajos a empresas locales. Pero el bolsillo es el rey.

No hace falta tener el “Síndrome de Diogenes” para enterarse que desechamos productos por pereza o por las presiones del sistemas que esta pensando continuamente en nuevos productos para que podamos consumirlos. No se detectan necesidades, se crean y nuestro cerebros se usa siempre menos por la felicidad del sistema que nos quiere consumidores compulsivos.

El resultado es un empobrecimiento continuo, ahora ya se ven los grandes coches de lujo dentro de los discount. Comer cuesta siempre más y comemos cosas siempre meno saludables. Parece que alguien empieza a darse cuenta, que nos es posible que un jamón serrano cueste 3€ al KG a meno que sea de un animal diferente del Cerdo.

Soluciones…

¿Cuáles son las soluciones? Por ejemplo, según Lawrence, “Debemos avanzar hacia la auto-producción con los jardines de la ciudad y granjas urbanas. ¿Por qué hay, en las grandes ciudades, que consume el planeta en términos de emisiones de agua, la energía y el CO2. Y es a partir de las áreas metropolitanas donde debe comenzar a mantenerse el equilibrio nutricional del planeta, un equilibrio que ya desgastado, pero que puede incluso descargar sus efectos en los países occidentales, que se sienten seguros”; Las ciudades son grandes consumidoras de agua y energía y generar el ‘80% de las emisiones de CO2 en el mundo la mayor parte de estas emisiones son atribuibles al transporte de mercancías necesarias para las mismas ciudades. En 2030, el 60% de la población mundial vivirá en ciudades. Hay que encontrar una manera más eficiente para alimentar a nuestras poblaciones urbanas que tratan cuestiones relacionadas con la seguridad alimentaria.

 Granjas Urbanas

Ejemplos hay en el medio del mundo: Desde Nueva York hasta El Cairo, a través de Toronto. El gurú de la agricultura vertical en la universidad de los EE.UU. Columbia, Dickson Despommier, por ejemplo, argumenta que treinta jardines de este tipo sería suficiente para alimentar el corazón de Manhattan.

Proyectos quizá más o menos utópicos, lo cierto es que el acceso a la alimentación simple para todos está destinada a terminar en unos pocos años, de acuerdo con la inseguridad. Un informe científico publicado el año pasado por la FAO, declara que la volatilidad y el alza de los precios de las materias primas seguirán sin cesar. Otro informe titulado El Futuro de la Alimentación y agricultura: retos y opciones para la sostenibilidad global publicado en Reino Unido habla de números que nos tienen que hacer reflexionar mucho. Por ejemplo, para alimentar a los 9,2 millones de personas en la agricultura debe intensificarse entre el 70 y el 100% de los niveles actuales hay áreas que pueden consumir ya el 70% de los recursos hídricos disponibles.

La “agricultura difusa” para la autosuficiencia por lo tanto sirve no sólo para luchar contra la contaminación, sino para asegurar, en el verdadero sentido de la palabra, un futuro de alimentos: “Si los modelos climáticos son exactos no habrá un punto de inflexión alrededor del año 2030, cuando nuestra tierras agrícolas, comenzarán a desaparecer a un ritmo muy alto.”. En esto escenario y con lo que esta pasando en esto momento en el viejo occidente los pocos recursos alimentarios irán al mejor postor.. y lo penoso es que es muy probable que no seamos los Europeos el destino de estos escasos recursos.

(CC) Desde el Libro “Downshifting, Decrecimiento y Empresa Desestructurada” de Michele Iurillo

10 Consejos para salvar el Mundo…

Hoy es el día mundial de la Tierra. Aquí unos consejos muy útiles sea a nivel colectivo sea a nivel individual. A nivel colectivo porque vuestro granito de arena puede salvar el eco-sistema. Y a nivel individual porque vuestro bolsillo va a sentirse mejor.

Compra productos locales. Un kilo de Naranjas comprada en Brasil quema 5,5 Kg de Petroleo y libera unos 18 Kg de CO2. Ir a una cooperativa o ir a una frutería. Comprar en la gran distribución no es una buena idea. Ayudamos el comercio local y los pequeños labradores.

Compra solo productos de temporada. Es evidente que si quieres melón ahora este melón viene no se sabe desde donde y ha quemado mucho petroleo para que tu lo puedas comprar.

Disminuye el consumo de carne ya que su producción contribuye mucho a la contaminación. Ademas el exceso de carne mata.

No existe solo la dorada y lubina… existe el pescado que no es de piscifactoría y que viene del mediterráneo, incluso una buena trucha sigue dándote el omega 3 que necesitas.

Elige los productos orgánicos que no requieren el uso de combustibles fósiles y los plaguicidas;

Reduce los residuos. Compra meno y consume de todo lo que has comprado.

Evita comprar productos con exceso de embalaje. Y reduce el embalaje al minimo antes de tirarlo. Ya solo chafando todas las latas de cervezas que bebemos ahorramos energía.

Elige los alimentos simples de nuestra cocina tradicional. Intenta no comprar productos que tu tierra no genera. Menos transporte, meno contaminación, meno CO2.

El agua del grifo no es tan mala. Ahorra agua siempre que sea posible. Hacer pis en la ducha no es tan gorrino, ya que ahorras una descarga del inodoro

10 Trata de no usar cocinas eléctricas y hornos que consumen una gran cantidad de energía. Los alimentos demasiado cocidos no son saludables, pierden su sabor y sus propriedades nutritivas.

Entrevista verdadera o presunta a Serge #Latouche unos de los padres del #Decrecimiento

Serge Latouche (Vannes12 de enero de 1940), es un economista francés célebre ideólogo y partidario del decrecimiento. (fuente wikipedia).

Mirando hace algunos años una entrevista en la tele italiana (en un programa que odio profundamente por su vació neumático) vi este hombrecillo y me di cuenta que todo lo que decía eran palabras muy normales y muy potentes.. La trasmisión de la tele era nefasta pero agradezco el momento de zapping en que me he tropezado con este economista con dos dedos de frente e incluso más.

A partir de este momento.. empecé a leer más sobre el tema y a reflexionar mucho.. el resultado es un camino hacia el “downshifting personal” que tiene dentro de sus pilares el decrecimiento.

Y no es todo.. como mucho de vosotros ya saben.. ha sido el inicio de una aventura, ya que estoy escribiendo un libro.. sobre el tema.. desde una perspectiva de un nuevo modo de ser empresario y de ser empresa.

Aquí os dejo con el texto de la entrevista.. que circula por la red… cuya paternidad desconozco.

Tengo 67 años, nací en Vannes y vivo en París. Soy profesor emérito de Economía en la Universidad París-XI. Estoy casado y tengo tres hijos y cuatro nietos. ¿Política? Alternativa, abogo por un cambio de modelo: ¡soy un objetor del crecimiento! Soy agnóstico. El actual crecimiento económico es insostenible: hay que frenarlo y decrecer.

– ¿Se define usted como objetor del crecimiento?
– Sí. Yo objeto contra la imperante religión del crecimiento económico. Se venera el crecimiento como fin en sí mismo, se persigue siempre crecer por crecer. ¡Es algo irracional y suicida!
– Yo creía que crecer era bueno.
– ¿Sí? *En Europa, el producto interior bruto en 200 años se ha multiplicado por treinta. Y pregunto: ¿somos hoy treinta veces más felices?
– Entendido.
– Consumimos 20 o 30 veces más, ¡eso sí! La lógica imperante es: ¡más, más, siempre más! Eso nos conduce a una colosal presión sobre los recursos naturales, a agotarlos.
¿Y a qué ritmo crecemos hoy?
– El crecimiento económico europeo, según el PIB, es de un 2% cada año.
– No parece tanto…
– Crecer un 2% anual sobre la ya altísima cota de producción y consumo europea ¡es muchísimo! Los recursos son limitados.
– Explotaremos más bolsas de petróleo.
– Queda menos petróleo cada día. Y su explotación es cada día más costosa. Dentro de unos quince años, un barril costará 400 dólares: ¡eso hará inviable la aviación civil!
– Hallaremos nuevas fuentes de energía.
– Los científicos no son tan optimistas al respecto. Por hoy, producir un kilo de carne de vaca europea exige ¡seis litros de petróleo!
– ¿Cómo calcula eso?
– Sume el petróleo necesario para fabricar piensos, abonos, para mover tractores y la industria agroalimentaria del ramo, y el matadero, el transporte de la carne…
– Entonces la carne se encarecerá…
– Además, esas vacas son viables porque fuera de Europa se usan territorios
– para cultivar sojas y otros forrajes para sus piensos- cuya superficie equivale a ¡siete veces la de Europa! A cambio, les exportamos residuos.
– Carne por mierda.
– ¡Un 20% de los habitantes del planeta consume un 86% de los recursos del planeta! Y en la cúspide estamos la llamada clase consumidora mundial:600 millones de personas (cifra que coincide con los automóviles que circulan en la Tierra), distribuidas así: 300 millones en Europa, 200 millones en EE.UU. y 100 millones en Japón y China.
– ¡Y todo el resto de la humanidad anhelando entrar también en este club!
– Por eso la única salida sensata es decrecer. ¡Fomentar el crecimiento es insensato, sólo conduce a la debacle global!
– ¿En qué medida cada repunte de crecimiento mina recursos naturales?
– Lo medimos por la llamada impronta ecológica, que consiste en el impacto que nuestro nivel de vida tiene en el espacio bioproductivo de la Tierra.
– ¿Qué entiende por espacio bioproductivo?
– Es el espacio que nos surte de alimentos, energía, recursos: el planeta tiene 51.000 millones de hectáreas, de las que 12.000 millones son bioproductivas. ¡De ellas dependemos todos los habitantes del planeta!
– ¿Qué parte de ese espacio me nutre a mí?
– Dada la actual población de la Tierra, cada uno deberíamos sostenernos con 1,8 hectáreas de ese espacio bioproductivo.
– Dice “deberíamos”… ¿No es así?
– El actual nivel de vida de los españoles: necesita ¡4,5 hectáreas por persona/ año! para sostenerse. Si todos los habitantes del planeta quisieran vivir como los españoles…, ¡harían falta dos planetas y medio!
– ¿Y si quisieran vivir como los franceses? – Serían necesarios tres
planetas.
– ¿Y como los estadounidenses? – Seis planetas.
– ¡Seis planetas!
– De seguir creciendo al 2% anual, en el año 2050 la humanidad necesitaría ya explotar ¡30 planetas! como la Tierra para sostener tal crecimiento.
Ahora consumimos el patrimonio acumulado por la Tierra en miles de años: hoy quemamos en un año lo que la fotosíntesis tardó 100.000 años en producir.
– ¿Qué deberíamos hacer para frenar esto?
– Volver a una impronta ecológica igual a 1 planeta y no más: o sea, sostenernos con 1,8
hectáreas por persona y año.
– Dicte tres medidas para conseguirlo.
– ¿Sólo tres? Bien. Una: optimizar el uso de la energía, pues el grupo de estudiosos Nega-wat en un informe ha demostrado que en Francia podríamos consumir ¡cuatro veces menos energía! con similar rendimiento.
– Dos. – Volver a una agricultura ecológica, con abonos naturales y sin pesticidas, y fomentar el localismo agropecuario.
– Y tres: dejar de derrochar cada año ¡500.000 millones de dólares en publicidad! Esto por higiene espiritual y material: en papel supone 50 kilos de bosque por persona y año.
– ¿Quiénes son los beneficiario del actual sistema?
– Grandes transnacionales como Monsanto. Y todos nosotros somos a la vez víctimas y verdugos…
– ¿Ha visto la película de Al Gore?
– Sí, y aconsejo verla porque te conciencia. Aunque no analiza la lógica del sistema, no denuncia la lógica perversa del crecimiento. No señala responsabilidades.
– ¿Podemos ser ricos de modo sostenible?
– Si vinculamos riqueza a consumo material, no. Por eso nuestro mayor desafío actual consiste en re-definir la idea de riqueza: entenderla como satisfacción moral, intelectual, estética, como empleo creativo del ocio.
– ¿Y lo lograremos, profesor?
– Lo lograríamos si todos pensásemos como piensa mi amigo el poeta Castoriadis, que siempre me dice: “Yo prefiero adquirir un nuevo amigo a un nuevo coche”.

Articulo completo aquí.